Ara tenim temps

Avui us volem fer arribar un nou missatge d’un altre dels nostres col·laboradors i amics. En aquest cas, és el de la terapeuta Victoria Larribeau. Experta en Massatge Thai, la Victòria ens proposa que aprofitem aquests dies de confinament per connectar amb nosaltres mateixos. Unes paraules plenes de contingut.

«Te propongo que aproveches este momento para conectar con vos mismo. Para sentir tu cuerpo. Tus emociones. Tus pensamientos. Para descansar. Para sentir el silencio. Para estirar. Para hacerte un masaje o para hacerle a quien te acompañe. Para leer. Para aprender algo. Para ver una película o muchas. Para poner esa música que te hace bailar. Para cocinar algo que te guste. Para cocinar algo nuevo. Ahora tenemos tiempo.

Entiendo el miedo, la incertidumbre, la preocupación, la ansiedad. Son estados incómodos y creo que es un buen momento para aprender a transitarlos y no dejarse abatir por ellos. (Ahora tenemos tiempo!) Están ahí, como la alegría, el placer, el entusiasmo. Van y vienen, se mueven, nos mueven. Si en vez de reprimirlos, negarlos o culparnos por ellos, los vivimos, pasarán, como todo. Y volverán, como todo. Es la danza de la existencia. ‘Same same but different’

Este momento puede ser una gran oportunidad para conocernos. Qué me hace sentir bien? Qué cosas me dan miedo? Qué me enoja? Qué me da placer? Qué me entusiasma? Qué me da curiosidad? Qué cosas me molestan? Y respecto de nuestra vida, nuestro trabajo, nuestros deseos y sueños: Vamos bien? Es por acá? Qué nos dice la voz de adentro?

Dicen que en la pregunta está la respuesta. Dicen que todas las respuestas están adentro nuestro. Creo que es así, aunque a veces no podamos ‘escuchar’. Entonces puede ser un gran momento para hacer silencio en la mente y conectar con el corazón. Dejar de emitir y conectar con recibir, lo que sea que viene, incluso si es vacío, la nada o la soledad. Estar disponible para recibir lo que viene y ‘danzar’ con eso.

Si aprendemos a conocernos y respetarnos, estaremos aprendiendo a conocer y respetar la vida. La aparición del virus es consecuencia de nuestros actos y nos recuerda que somos parte de un sistema mucho mas grande que se llama Naturaleza. Ella marca el ritmo de las cosas, no nosotros. Reclama nuestra presencia en la trama (hace tiempo nos alejamos!). Nos quiere despiertos, presentes, libres. Y nos ha mandado a casa a meditar sobre todo esto. Nos toca hacer la tarea, ahora tenemos tiempo. 🙂

Ejercicio:

Siéntate en el suelo con los ojos cerrados. Pon una mano debajo del ombligo, ese es el Hara, tu centro vital. Inspira llevando el aire a ese lugar y exhala lentamente. Al exhalar deja que tus músculos se suelten. Suelta el cuero cabelludo, los músculos de la cara, la garganta, los ojos, los hombros. Deja que los pensamientos se evaporen. Abre tus sentidos: escucha los sonidos o el silencio que hay a tu alrrededor, siente los olores, el sabor de tu boca, relaja la mandíbula y la lengua, percibe el suelo. Estás en el Presente y estás Presente. Relaja el pecho, las costillas, las piernas, los pies y sigue con el aire en tu centro (una vez que tengas bien localizado el lugar puedes soltar la mano). Deja que tu columna se extienda hasta el cielo y tus hisquiones busquen el centro de la tierra, en cada respiración ve un poquito más allá. Respira y evapora cada pensamiento. Respira, el aire es tu alimento. Respira y siente como se expande tu cuerpo. Siente el latido de tu corazón. Estás vivo»

Foto: Engin Akyurt